Anejud tras muerte de funcionario judicial por COVID: “necesitamos urgente protección y que se respeten nuestros derechos laborales”

La Asociación Nacional de Empleados del Poder Judicial (Anejud Chile), que agrupa a más de 5 mil trabajadoras y trabajadores que laboran en los tribunales y centros de justicia del país, lamenta la muerte del primer funcionario judicial por COVID el día de hoy, que trabajaba en el cuarto piso del Palacio de Tribunales en el sector de correo, y declara:

Este hecho, no sólo viene a confirmar la preocupación constante expresada por las organizaciones gremiales, entre ellas Anejud, en el marco de la crisis sanitaria, al poner en consideración de la Corte Suprema desde el inicio de la pandemia, el resguardo del derecho a la seguridad, salud y vida de los trabajadores del sector judicial en Chile, y sus condiciones laborales, tanto en el cumplimiento de las diligencias presenciales en los tribunales de justicia y otras diligencias como son las notificaciones, como también, en sus domicilios particulares con el teletrabajo y las extensas jornadas.

Para nosotros y nosotras este ha sido un golpe muy fuerte que ha provocado un profundo dolor y recogimiento en la familia judicial. Por eso, creemos que no basta con decir, que el funcionario no tuvo contacto con ningún ministro, sino que necesitamos sentirnos seguros y a salvos, como elementos fundamentales del concepto del Trabajo Decente, acuñado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Como gremio, queremos primero afirmar nuestro total compromiso y obligación en la administración de la justicia en este país. No hemos nunca dejado de trabajar y de cumplir con nuestras funciones, sin embargo, lo que exige hoy la evolución de la pandemia y el aumento de los contagios, es tratar de combatir el COVID protegiendo la seguridad y la salud de los trabajadores.

Más allá de la crisis inmediata, también manifestamos nuestra preocupación de reanudar y volver a la normalidad en el sector judicial, sin considerar las condiciones sanitarias que permitan retomar dicho trabajo sin exponer a los funcionarios del país y a los propios usuarios.

Finalmente, cabe exigir hoy, que se investigue cómo se contagió el primer mártir del COVID en el Poder Judicial –paciente crónico de 60 años- y cómo la Corte Suprema puede garantizar nuestra seguridad, salud y vida.

 

Sea el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*